Pulso Político

Martes 16 de Mayo del 2017.

La de Javier Valdez Cárdenas, ayer a mediodía en Culiacán, es la enésima ejecución de un periodista por parte del crimen organizado y el narcotráfico, la mayoría de las cuales han ido quedando en la impunidad, del que la de Miroslava Breach Valducea, cometida el 23 de marzo pasado en la capital de Chihuahua, es el ejemplo más reciente, igual que las ocurridas en otros estados como Veracruz, Guerrero y Tamaulipas.

Valdez Cárdenas fue un periodista de investigación que trabajaba para el semanario Ríodoce, corresponsal de La Jornada ­como también lo fuera Breach Valducea­ y colaboraba en el semanario Proceso, en los que en reiteradas ocasiones puso al descubierto las acciones de los cárteles de la droga, así como en la agencia France Press.

Además, el extinto fue también autor de varios libros acerca del narcotráfico y denunció en varias ocasiones a quienes los lideran, por lo que recibió premios de periodismo en su entidad natal así como el que le otorgó el International Press Freedom Award del Comité para la Protección a Periodistas, con sede en Nueva York, del que formara parte y que ayer lamentó y condenó su asesinato.

Al mismo tiempo, Reporteros sin Fronteras, reveló que México es el tercer país más peligroso para la prensa, con más de un centenar de profesionales ejecutados desde 2000 y señaló que el año pasado fueron 11 los reporteros asesinados y más de 400 agredidos.

Valdez Cárdenas tenía 50 años, era abogado y originario de la misma capital sinaloense en la que fue asesinado e inició su carrera como reportero de noticiarios de televisión; después ingresó al periódico Noroeste y desde 1998 era corresponsal de La Jornada y entre los libros que escribió figuran ­siempre con el mismo tema­ “Miss Narco”,

“Levantones”, “Narcoperiodismo”; “Huérfanos del Narco”, “Los Morros del Narco” y “Con una granada en la boca”.

Con la ejecución del periodista y escritor sinaloense suman ya seis los que han sido asesinados: el 2 de marzo, Cecilio Pineda, en Pungarabato; siete días después, Ricardo Monlui Cabrera, director del diario “El Político”, en Yanga, Veracruz; el 24 del mismo mes, Miroslava Breach Valducea, en Chihuahua, en la que era también, corresponsal de La Jornada y reportera del Diario, de esa capital y “Norte”, de Ciudad Juárez; el 14 de abril, Maximino Rodríguez, reportero policíaco del Colectivo Pericú, de Baja California Sur y el 2 de este mes, Filiberto Álvarez, al salir de su programa radiofónico en Tlalquitenango, Morelos.

Coincidentemente, en Reynosa, los integrantes del Gabinete de Seguridad que encabeza el secretario de Gobernación, sostuvieron ayer una reunión con autoridades estatales, ante la ola de violencia que quienes lideran los grupos criminales han desatado en esa población fronteriza tamaulipeca por la feroz disputa del control del manejo de drogas, que semana a semana desde hace muchas, tienen aterrorizados a los habitantes de ese municipio y de otros de ese estado en aquella zona, en la que hay una estrecha vigilancia por parte de las Fuerzas Armadas y a pesar de lo cual, nada ni nadie parece detener esa carnicería, como sigue sucediendo en otros estados y en el caso del periodista sinaloense, las autoridades estatales y federales ofrecieron investigar y dar con los autores materiales e intelectuales de este nuevo crimen de un comunicador.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

AL fin, y después de varios días en que la contaminación alcanzó a nublar la visibilidad en varios rumbos de la ciudad de México, la Comisión Ambiental de la Megalópolis, decidió activar hoy la Fase 1 de Contingencia Ambiental por lo que este día no podrán circular todos los vehículos con holograma verificación 1 y 2, incluyendo a los que porten placas formadas exclusivamente por letras y sin holograma de verificación.

EN el caso de los que tengan holograma de verificación 1, terminación non en sus placas y los engomados color rosa y terminación 7 y 8, tampoco podrán circular este día, por lo que se calcula que al menos dos millones de vehículos no podrán ser utilizados por sus propietarios, con lo que se espera que los altos índices de concentración de ozono, que ayer llegó a 151 puntos en la delegación Tlalpan, aminoren.

TRAS el paro de conductores del viernes pasado en el Sistema de Transporte Colectivo de la ciudad de México que brinda servicio a millones de usuarios diariamente, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, declaró que aquel no debe servir para tareas políticas.

AL mismo tiempo, pidió que ese problema no se politice, luego de que el líder sindical de los trabajadores del Metro capitalino, Fernando Espino Arévalo, quien se ha eternizado en ese cargo, sumó el apoyo de su organización a Delfina Gómez Álvarez, candidata de Morena al gobierno del estado de México.

EL motivo de ese paro fue que los conductores demandan pago de horas extra y entrega de uniformes, aunque tal parece que el trasfondo es político, ante la posición asumida por su sindicato de pronunciarse a favor de la candidata del partido propiedad de Andrés Manuel López Obrador, que en la elección mexiquense le apuesta a todo.

Ambriz, está encargado de atender las demandas del personal que el viernes anterior dejaron sin servicio hasta por más de una hora a miles de usuarios de la Línea 7, cuyos conductores hicieron el paro.da”, por lo que se espera la reacción de costumbre: marchas y vandalismo como los habidos ayer en Oaxaca y Chiapas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*