Coaliciones: adiós a las ideologías

Jueves 21 de Diciembre de 2017.

Bien dicen que el fin justifica los medios y las “triadas” que han formado los partidos políticos con el objetivo de alcanzar en el 2018 la añorada silla presidencial así lo demuestran.

Atrás quedaron los postulados y las banderas políticas, los posicionamientos y la ideología, lo que importa, ahora, es lograr el mayor número de votos y asegurar el mayor número de cargos públicos.

Y es que el 1 de julio de 2018 nuestro país vivirá las elecciones más grandes que haya tenido en su historia, en ellas se elegirá no solo al presidente de la república, también a los 128 senadores y a los 500 diputados federales, se votará por ocho gobernadores, un jefe de gobierno, 30 entidades renovarán sus congresos locales y en 27 se elegirá a nuevos ediles, un total de 3, 416 cargos públicos estarán en juego y los partidos, claro, están ávidos por conquistarlos.

Para ello, lo han demostrado, el enemigo se vuelve el confidente, el acérrimo rival ahora es el asesor y para que todo funcione en orden deben hacer caso al “borrón y cuenta nueva”.

Así, el electorado se ve sorprendido, ya no sabe qué pasa. En este ambiente electoral que todo lo toca y lo trastoca las coaliciones que parecían impensables toman forma y van por los 88 millones de potenciales votantes que les aseguren la supervivencia y el acceso al poder.

Por un lado, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que a mediados de año amenazaba con separarse de su aliado incondicional -el PRI –, y que incluso publicó un desplegado donde un grupo de legisladores verdes llamaba a buscar otras alianzas, ahora decide seguir con el feliz y eterno matrimonio. A ese oportuna binomio se suma el Partido Nueva Alianza (Panal) cuya iniciadora, la ex lideresa del SNTE, la maestra Elba Esther Gordillo, tuvo, extrañamente, acceso a la prisión domiciliaria justo un día después de que el partido que fundo decidiera apoyar al candidato del PRI, José Antonio Meade, e integrar la coalición que llaman “Meade, Ciudadano por México”.

Por otra parte, está la coalición “Por México al Frente”, una triada formada por el Partido Acción Nacional (PAN), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y el Partido Movimiento Ciudadano (MC), que impulsa al panista Ricardo Anaya en su sueño presidencial. Se trata de una alianza que parecía impensable por que integra bajo un mismo nombre a fuerzas tan dispares como el PAN y PRD. Ambos partidos con posturas totalmente opuestas que han chocado más de una vez en el Senado y en San Lázaro. La izquierda perredista dio la mano a la derecha del panismo y juntos, unidos al MC, decidieron no hacer caso a sus ideologías con el fin de vencer a quien encabeza las encuestas presidenciales, el morenista mayor, Andrés Manuel López Obrador.

Para impedir que AMLO se coloque ahora sí la banda presidencial dejaron atrás los rencores de antaño y PAN y PRD decidieron optar por una coalición que ya probaron en Veracruz, en el 2016, y que les permitió sacar al PRI de la gubernatura, algo realmente histórico.

Pero una triada que causo revuelo es la que impulsa las aspiraciones presidenciales de AMLO. Llamada “Juntos haremos historia”, esta coalición, formada por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES) genero algo inimaginable, una insurrección manifiesta y de grandes personalidades en el interior de las filas morenistas.

El 14 de diciembre, justo al arranque de las precampañas y en el evento donde se realizó la firma de esta última coalición, la escritora Elena Poniatowska, destacada seguidora de AMLO, mostró una pequeña cartulina en la que se leía “No al PES”. AMLO probaba, así, los sinsabores de la protesta interna.

Y es que no es para menos, el PES es un partido que ha expresado su firme posición en contra del aborto y de los matrimonios entre parejas del mismo sexo, propuestas que han sido apoyadas por los morenistas y que le han ganado millones de adeptos.

Además, apenas en noviembre pasado en un foro organizado por el periódico El Financiero Hugo Eric Flores, presidente nacional del PES, señaló “nuestro candidato deberá ser alguien que piense como nosotros” y agregó “ojalá y las coaliciones electorales estuvieran prohibidas, de hecho nosotros hicimos ese planteamiento al INE pero no tuvimos éxito. Yo considero que las alianzas se basan exclusivamente en el reparto de cuotas”.

Entonces ¿Por qué decidieron aliarse? ¿es la única forma de sobrevivir y alcanzar el reparto millonario de fondos que ofrece el INE?
¿Y por qué con Morena? Un partido que es su mayor opuesto ideológico.

En fin, en estas triadas, esta visto, todo vale con el fin de ganar más recursos y más espacios de mando. Adiós a las ideologías, bienvenido el oportunismo que al fin y al cabo, en la lucha por el poder todo está permitido.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*