Vertiginoso 2018

Viernes 29 de diciembre de 2017.- Sólo faltan dos días para que termine este año y las malas noticias en torno a la violencia, inseguridad y materia económica no cesan de llegar. Si a ello se les suma una competencia electoral que comienza revelar lo mejor y lo peor de cada candidato, entonces se puede predecir un inicio de 2018 tan vertiginoso como el visto en enero de 2017, incluso más.

La que debería ser una época de tranquilidad se ha convertido en lo contrario debido al cumulo de sin sabores de los que a cada momento se da cuenta por los distintos medios de comunicación, cuyos equipos de trabajo están lejos de tomar un respiro.

El número de muertes dolosas no para de crecer y se engrosa a cada momento con casos como el del diputado perredista de Jalisco, Saúl Galindo, que fue ejecutado ayer a balazos frente a su hijo sobre la carretera federal 200, en un lugar conocido como “Las Albercas El Mirador”.

Días antes corrió la misma suerte Salvador Magaña en la costa sur de Jalisco, activista que por años denunciara el despojo de playas en La Huerta y que en noviembre pasado acusara a través de un video en redes sociales la concentración y reparto de despensas del DIF estatal en la sede del PRI, en dicho municipio.

Otros asesinatos, algunos relacionados con la delincuencia organizada, ocurrieron también en este mes, como la ejecución de cinco hombres y una mujer cuyos cuerpos baleados y atados de pies y manos aparecieron embolsados en la colonia Álvaro Obregón en Xalapa, Veracruz, tierra donde ejercer el periodismo equivale a firmar una sentencia de muerte.

Ecatepec, uno de los municipios más inseguros y violentos del país, no se quedó atrás y sumó la madrugada de ayer a un joven decapitado en calles de la colonia Ciudad Cuauhtémoc.

Desafortunadamente estos homicidios acaban por confirman la revelación hecha por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública en el sentido de que 2017 es el año más violento en la historia reciente de México.

Por otra parte, delitos como robos a establecimientos, automovilistas y transeúntes siguen en constante crecimiento ante la inacción de las autoridades, más ocupadas en temas político-electorales que en contrarrestar un fenómeno que al parecer aún no alcanza su punto más crítico.

Lugares que por mucho tiempo habían logrado permanecer ajenos a este fenómeno, como el Metro y Metrobús, ahora son los favoritos de los amigos de lo ajeno a quienes las miles de cámaras de videovigilancia instaladas por toda la red de transporte no amedrentan.

¡Vaya!, que ayer por la mañana ni el Trolebús se salvo de la pillería porque le robaron sus cables alimentadores aéreos, provocando que por horas fuera suspendido el servicio en las rutas Boulevard Puerto Aéreo-Metro El Rosario, y San Felipe de Jesús-Metro Hidalgo además de un corto circuito en la avenida Eduardo Molina.

En cuanto a lo económico, se prevén alzas generalizadas en los precios luego de que el Banxico informará la víspera que la inflación cerrará 2017 por arriba del 6.63 por ciento debido a factores internos como el aumento al salario mínimo, y externos, como la recién aprobada reforma fiscal de Estados Unidos y la renegociación del Tratado de Libre Comercio.

El remate de un mal año marcado por tantas y tan graves noticias de este tipo lo dan los aspirantes a puestos de elección pública quienes, apartidistas o no, arrastran el desprestigio acumulado por la clase política desde hace años y de lo que la sociedad estará presta para cobrarles en las urnas en prácticamente seis meses.

En tanto, para revertir su mala fama, apuestan por los miles de spots difundidos por la radio y televisión a cada momento del día, en los que prometen el oro y el moro aunque sean pocos quienes aún les crean.

Son en suma un conjunto de problemas que hacen prever un estrepitoso inicio de año, en el que se desean más soluciones que homicidios, robos y promesas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*