Trascendió Puebla

Mièrcoles 26 de diciembre de 2018.

Que en las últimas horas, Luis Miguel Barbosa Huerta se ha ocupado de divulgar, de manera personal entre círculos políticos de Tehuacán, que no tiene la menor duda de que irá de nuevo por la candidatura a la gubernatura, en las próximas elecciones extraordinarias en 2019.

Entre los suyos, ha minimizado el impacto político y social por el accidente aeronáutico donde perdió la vida la gobernadora, Martha Erika Alonso Hidalgo, y su esposo, el senador de la República, Rafael Moreno Valle.

Que Marko Cortés Mendoza, líder nacional del PAN, fijó una postura clara respecto a la “cortesía política” para que el Congreso del estado designe como gobernador interino a uno de los integrantes de la coalición “Por Puebla al Frente”, porque la gubernatura la ganó el PAN y aliados.

Está por conocerse si del lado de Morena, tanto de la dirigencia estatal y nacional, así como del gobierno federal, consideran la “cortesía” política solicitada por el PAN o bien, si siguen con su plan de arrebatar, con la mayoría de Morena en el Congreso local, el control del gobierno del estado.

Que Héctor Baltazar Mendoza, el quinto fallecido del accidente aéreo donde murieron el matrimonio Moreno Valle-Alonso y los dos pilotos, era un joven oriundo de San José Miahuatlán, en la región de Tehuacán.

Baltazar Mendoza tenía 33 años de edad. Fue nieto de Mario Baltazar, ex líder municipal del PRI y presidente municipal de San José Miahuatlán, quien en pleno ejercicio de la representación popular fue asesinado por una gavilla de asaltantes, que por cierto ya resurgieron en esta zona.

Que la tragedia ocurrida en Puebla es inédita en el país, en tres sentidos: primero, se trata de la muerte por accidente aéreo de una gobernadora y senador de la República; segunda, eran matrimonio y militaban en el mismo partido político; y tercero, era la primera mujer gobernadora del estado y del PAN, que ocupó el cargo solo por diez días.

Que el ex gobernador, Antonio Gali Fayad, no pudo contener las lágrimas a su arribo a la Plaza de la Victoria; el llanto se prolongó cuando era abrazado por los ciudadanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*