Connect with us

Cultura y Entretenimiento

Sor Juana Inés de la Cruz, creadora de “villancicos no navideños”

Published

on

Jueves 27 de diciembre de 2018.- Juana Inés Ramírez de Asbaje, monja jerónima del siglo XVII novohispano famosa como Sor Juana Inés de la Cruz, es autora de sonetos, romances, redondillas, liras y poesía, su silva “Primero sueño”, así como dos obras para teatro.

Pero la célebre escritora incursionó también en otros géneros líricos, como los tocotines y villancicos, que no se deben confundir con las tonadas populares creadas desde la Edad Media por gente del pueblo, de las villas (de ahí su nombre).

Aunque en Europa esos temas se cantaban exclusivamente en Navidad para celebrar el nacimiento de Jesucristo, durante la evangelización de los pueblos originarios en América se tomó como costumbre interpretar composiciones simples durante los maitines u oficios solemnes celebrados la víspera de las grandes fiestas religiosas.

Los hay en una gama de tonos poéticos muy variada, desde lo culto y exquisito hasta lo popular y natural. Si bien los villancicos incluían con frecuencia textos en latín, se desviaban hacia lo popular, con la idea de atraer la atención del pueblo y generar una alegría generalizada.

Al igual que otros autores barrocos, Sor Juana tuvo absoluto dominio de la poesía popular y como ejemplo de eso, están sus villancicos, en los cuales ella captó y difundió las historias de santos y temas de la Biblia, algunos con toques de comicidad y el lenguajes propios de la época de españoles, criollos, el pueblo mexicano y negros llevados al país.

Las composiciones creadas por la monja conocida como “La décima musa” son, por tanto, canciones sencillas de formato fijo y elaboradas cada una con nueve composiciones de tres nocturnos, que resultan totalmente diferentes a sus elaboradas loas y otros trabajos.

En “Los villancicos al glorioso San Pedro Nolasco”, presentado en 1677 para los maitines al fundador de la Orden de los Mercedarios, Sor Juana destaca la vida y la labor del fraile como libertador de cristianos y negros, al tiempo que reflexiona acerca de la vida de ese grupo social en su época.

Para el primer Papa de la Iglesia Católica, la poetisa escribe dos obras de ese género: los maitines al “Gloriosísimo príncipe de la Iglesia” que se cantaron en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México en 1683, así como “Los villancicos al glorioso San Pedro”, sin una fecha precisa y en el cual muestra a ese apóstol en una franca posición de guía de la justicia verdadera.

En otro, la también llamada “Fénix de México” presenta a la Virgen María como patrona de la paz y defensora del bien; también escribe villancicos para las fiestas solemnes de la Asunción de la Virgen María en 1679, 1685, 1687 y otro año sin precisar.

Además están “Los Villancicos del Nacimiento”, interpretados en la nave mayor de la basílica catedral en la ciudad de Puebla, en el marco de los Maitines de la Purísima Concepción de María celebrado el 8 de diciembre de 1689.

Ese mismo año presentó los “Villancicos del Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo”; al año siguiente rindió tributo a San José, que igualmente fue cantado por vez primera en la Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de la angelópolis, y el último es el dedicado a Santa Catarina de Alejandría, en 1691.

De acuerdo con la doctora Lourdes Aguilar Salas, destacada profesora investigadora de la Universidad Claustro de Sor Juana (UCSJ), los años de nacimiento y muerte de esa autora han sido discutidos, sin embargo se puede concluir que nació el 12 de noviembre de 1651 (muchos años se pensó en la fecha 1648) y falleció el 17 de abril del año 1695.

La historia de su familia comienza con la instalación en México de sus abuelos maternos, Pedro Ramírez de Santillana y Beatriz Rendón, al parecer originarios de Sanlúcar de Barrameda, localidad de Andalucía, en España; ellos procrearon 11 hijos, entre ellos Isabel, madre de la poetisa.

Isabel conoció, en el pueblo de San Miguel Nepantla, al capitán de origen vasco Pedro Manuel de Asbaje y Vargas Machuca, con quien tuvo tres hijas de nombres María, Josefa y Juana Inés, pero él las abandona y su madre se une a otro capitán, Diego Ruiz Lozano, de quienes nacen Diego, Antonia e Inés.

La pequeña Juana Inés, explica la doctora Lourdes Aguilar Salas, creció principalmente entre las haciendas de Nepantla y Panoaya, cuidada por su abuelo materno. En ese lapso aprendió a leer y escribir, a los seis años compuso su primera obra, “Loa al Santísimo Sacramento”.

Los padres de Isabel murieron entre los años 1655 y 1657, por lo cual ella se hizo cargo por completo de ambas propiedades, y por esos años nacieron sus medios hermanos. La vida de la “Décima Musa” cambia cuando se traslada a la capital del Virreinato de la Nueva España, como entonces era llamado México.

Llegó a casa de su tía María, donde aprendió labores femeninas y gramática latina. En 1665, Juana Inés ingresó a la Corte Virreinal, donde fue dama de compañía de la virreina Leonor María Carreto, marquesa de Mancera, esposa del virrey Antonio Sebastián de Toledo.

Pero ella se manifestó en desacuerdo con la vida en la corte y el 14 de agosto de 1667 ingresó al convento de San José, a cargo de la orden de Carmelitas Descalzas, pero la dura regla con la cual vivían allí la obligo a dejar el lugar tres meses después, el 18 de noviembre.

La profesora investigadora señala que en febrero de 1668 Juana ingresó como novicia al convento de San Jerónimo, fundado en 1585 y donde practicó la regla de San Agustín; allí profesó como monja, el 24 de febrero de 1669.

La joven monja pasó en ese lugar el resto de su vida, aproximadamente 27 años, en los que sobresalió en las letras y administración del convento, del que fue archivista y contadora durante nueve años; la enfermedad del tifus la puso en verdadero peligro hacia el año 1671 o 1672, pero sobrevivió.

Su buena relación con la Corte le permitió escribir más cada día y dedicarse al estudio de materias como Astronomía, Matemáticas, Lengua, Filosofía, Historia, Teología, Música y Pintura.

En 1676 se publicaron algunos de sus villancicos, labor que continuaría hasta 1691. Su primer libro es “Inundación Castálida de 1689”, editado en España y con el cual dio a conocer gran parte de las obras poéticas de Sor Juana, que ella vio publicado y que la consagró como una sobresaliente poeta.

Escribió a la vida, al amor y a los requiebros de los desamores. Según la misma fuente, creó sonetos, romances, redondillas, décimas, endechas (poemas de pesar), liras, silvas y otros géneros líricos.

El “tocotín”, también trabajado por Juana de Asbaje, en su origen era una danza sagrada realizada por los pueblos originarios, que durante el virreinato fue transformado en un cántico en náhuatl con temática indígena que incluyeron en el teatro popular de corte religioso.

Además escribe las comedias para teatro “Los empeños de una casa”, estrenada en 1683, y “Amor es más laberinto”, esta última en colaboración con Juan de Guevara. En 1692 se publicó el segundo volumen de sus obras, y entre ese año y el siguiente, sus “Enigmas para la Casa de placer de las monjas portuguesas”.

Justamente en 1693 dejó de acudir al locutorio e inició un silencio sin retorno, luego de una disputa por su escrito “Carta atenagórica” y la “Respuesta a Sor Filotea de la Cruz”; se deshizo de su biblioteca con cuatro mil libros, al siguiente año ratificó sus votos religiosos y se limitó a sus labores en el convento. El 17 de abril de 1695 murió, a consecuencia de la enfermedad epidémica de la época, nuevamente el tifus.

La reconocida escritora fue sepultada en el sotocoro del Templo de San Jerónimo, actualmente sede de la Universidad Claustro de Sor Juana y donde, en el auditorio Del Divino Narciso, puede apreciarse su féretro.

La doctora Lourdes Aguilar Salas abundó que en 1700 se publicaron, en Madrid, sus “Obras póstumas”.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura y Entretenimiento

Prevén homenaje a Miguel León Portilla

Published

on

By

Jueves 03 de oct. 2019

La Universidad Nacional Autónoma de México informó sobre el deceso, a los 93 años, del Dr. Miguel León Portilla, ilustre universitario, humanista, maestro de maestros, investigador emérito y doctor Honoris Causa de esta casa de estudios.

Aunque nació el 22 de febrero de 1926 en la Ciudad de México sus primeros estudios los cursó en Guadalajara, Jalisco, y en la ciudad de Los Ángeles, California, donde alcanzó el título de Master of Arts, con la mención Summa cum Laude.

En la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM se doctoró en filosofía bajo la guía del doctor Ángel María Garibay, con la tesis titulada La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes.

Dicha obra, que apareció revisada en 1959, ha sido traducida al ruso, al inglés, al francés, al alemán y al checo.

Otros de sus obras son Los antiguos mexicanos, La visión de los vencidos (traducida a quince idiomas), Literaturas indígenas de México, y Tonantzin Guadalupe. Pensamiento náhuatl y mensaje cristiano en el Nican Mopohua (2001), entre muchos otros.

Continue Reading

Cultura y Entretenimiento

Fallece a José José, ‘El Príncipe de la Canción’

Published

on

By

Sábado 28 de sept. 2019

José José ha muerto. El Príncipe de la Canción falleció este sábado 28 de septiembre a los 71 años de edad, tras meses de permanecer alejado de los reflectores debido a complicaciones de salud. La noticia de su muerte fue confirmada por Mara Patricia Castañeda.

En junio, el intérprete mexicano recurrió a su cuenta de Twitter para tranquilizar a sus seguidores, a quienes aseguró que se encontraba “muy bien”y que continuaba con sus terapias. “Familia querida, gracias por su apoyo y por sus oraciones. Estoy muy bien, gracias a Dios. Continuo con mis terapias para salir adelante, como muy pronto nos veremos; gracias por todo, un abrazo y mil bendiciones para todos”, escribió entonces.

En marzo de 2017, José José informó mediante un video que padecía un cáncer de páncreas, del que ya se estaba tratando. “A mi pueblo de México que tanto amo y a quien le debo todo lo que soy, dedico este pequeño video, para como siempre informarles, como lo he hecho toda mi vida, en boca propia, qué sucede en mi vida y mi carrera”, decía en el video para luego explicar su enfermedad.

“Tú has recibido tantas cosas negativas que te han mandado. Traiciones sobre todo, las más dolorosas. Las mentiras, lo que inventan. Las agresiones. Todo eso van recibiendo los órganos y por lógica el páncreas recibió una agresión gigantesca y fue desarrollando eso negativo ahí”.

A fines de 2017, José José fue hospitalizado en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, donde se le realizó una cirugía para extirparle un tumor cancerígeno. Tras ser dado de alta en enero de 2018, el cantante fue trasladado a Miami, donde en febrero fue ingresado de emergencia al Hospital Jackson Memorial, para luego ser trasladado a un asilo. En mayo fue internado nuevamente y tras su salida permaneció bajo el cuidado de su hija menor, Sarita, algo que provocó molestia en el resto de familiares y amigos del Príncipe.

Aunque para disipar rumores sobre su deteriorado estado de salud, José José publicó en octubre un audio en el que aseguraba encontrarse bien, especialmente gracias a los cuidados de Sarita, en noviembre su hija Marysol Sosa expresó su preocupación por no saber nada de su padre desde hacía nueve meses.

“El día que en que aparezca mi papá en un video, o ante los medios de comunicación, o en mi casa, donde yo, su hija Marysol Sosa, vea que está en su peso ideal o valiéndose por sí mismo, ese día estaré tranquila y podré creer que se encuentra bien”, señaló.

En febrero de 2019, los hijos del cantante, José Joel y Marysol, celebraron por adelantado el cumpleaños 71 de su padre y publicaron un video, en el que le enviaron un mensaje de felicitación por su aniversario.

“¡Hola papi! ¿Cómo estás?, muy feliz cumpleaños, aquí estamos disfrutándote en tu ausencia, pero siempre presente en nuestros corazones, te amamos mucho, que Dios te bendiga mucho, recupérate pronto, esperamos pronto poderte agarrar a besos y abrazos, muy feliz cumpleaños, te amamos”, decía José Joel en el video.

Tras la polémica, José José reapareció en Twitter, pero no para referirse a la polémica, sino para enviar sus mejores deseos a Alfonso Cuarón, de cara a los premios Oscar, donde competiría la película Roma, en la que se escucha uno de los temas más populares de El Príncipe. “Gracias por dejarme compartir su excelente trabajo con esta maravillosa canción “La Nave Del Olvidó” que fue mi primer éxito. Mucha suerte, un abrazo, mucho éxito y muchas bendiciones”, escribió el intérprete.

José José sería galardonado por el Salón de la Fama de los Compositores Latinos (LSHOF) con el Premio a la Leyenda Viva durante la séptima edición de los Premios La Musa, que se entregarán en Miami el próximo 24 de octubre.

¿Quién era José José?

Hijo del tenor de la Ópera Nacional de México, José Sosa Esquivel, y la concertista de piano, Margarita Ortíz, José Rómulo Sosa Ortiz —su nombre completo— nació el 17 de febrero de 1948. El intérprete comenzó su carrera tocando la guitarra y cantando en serenatas durante su juventud. Más tarde se unió a un trío de jazz y bossa nova en el que cantaba y tocaba el bajo y contrabajo.

José José grabó su primer disco de estudio a fines de los años 60, el cual incluía temas como “Sólo una mujer”, “Cuidado”, “Pero te extraño” y “Sin ella”. Comenzó a probar las mieles del éxito con el lanzamiento en diciembre de 1969 de “La nave del olvido”, canción con la que comenzó a ser reconocido por el público.

Sin embargo, el gran éxito llegó a su vida a la edad de 22 años, cuando representó a México en el segundo Festival de la Canción Latina (hoy conocido como Festival OTI) el 25 de marzo de 1970. A pesar de haber conseguido sólo el tercer lugar en la competencia, su magistral interpretación del tema “El triste” lo catapultó de manera internacional.

Para 1971 José José ya había lanzado su cuarto álbum, Buscando una sonrisa, que además sirvió como título de su primera película.

Fuente Milenio

Continue Reading

Cultura y Entretenimiento

Preparan mojigangas en Zacualpan de Amilpas

Published

on

By

Jueves 26 de sept. 2019

La  Secretaria de Turismo y Cultura, invitaron a la procesión de mojigangas en el municipio de Zacualpan de Amilpas, en honor de la Virgen del Rosario, el cual se realizará el próximo domingo en Cuernavaca, Morelos.

Continue Reading

Destacado