Closeup of the flags of the North American Free Trade Agreement NAFTA members on textile texture. NAFTA is the world's largest trade bloc and the member countries are Canada, United States and Mexico. 3D rendering with detailed textured grunge effect on closeup.

TMEUC y migración: problemas pendientes

Jueves 27 de diciembre de 2018.- Concluye el año con dos asuntos fundamentales en la relación de México con Estados Unidos que seguirán creando dolores de cabeza en 2019.

El Tratado México, Estados Unidos y Canadá, que debería abreviarse de manera correcta como TMEUC (pues el nombre de Estados Unidos se abrevia con la sigla EU y no E), podría ser ratificado por los tres países signatarios en el transcurso del próximo año para que eventualmente entre en vigor en 2020, pero se esperan dificultades en la Cámara baja del Congreso estadunidense.

El Senado mexicano aprobará sin problemas el tratado trilateral, conocido en inglés por su sigla como USMCA (no UMCA como sería su equivalente en español TMEC), pues el instrumento jurídico fue negociado por la anterior administración del PRI con el apoyo del actual gobierno.

El Parlamento de Canadá recibió el proyecto del TMEUC, sucesor del TLCAN, para su estudio, pero no para su votación. De acuerdo con el marco legal canadiense, el Parlamento no aprueba el tratado para que entre en vigor, sino que corresponde al gabinete del Ejecutivo autorizar al Ministerio de Asuntos Exteriores para que sea ratificado. No hay problema.

Ambas cámaras del Congreso de Estados Unidos deberán aprobar la ley que implementa el TMEUC antes de que concluya 2019, después de su análisis y debate. Se espera que ocurran episodios de incertidumbre económica, pues los demócratas, con mayoría en la Cámara de Representantes, probablemente introducirán enmiendas en materia laboral y ambiental en forma de cartas paralelas.

La incertidumbre será mayor si el presidente Donald Trump repite sus amenazas de repudiar el TLCAN, aún vigente, para presionar a los legisladores a aprobar el TMEUC.

El tema de miles de centroamericanos en busca de asilo en Estados Unidos se ha complicado por la decisión unilateral del gobierno estadunidense de devolverlos a México para que esperen en territorio nacional el resultado de su solicitud, que puede durar varios años, al mismo tiempo que se percibe un quid pro quo por parte de Estados Unidos a cambio de apoyar la iniciativa mexicana para el desarrollo del sur de México y Centroamérica.

El 22 de diciembre The Atlantic publicó el artículo intitulado “Trump’s Unacknowledged Victory in Stemming the Flow of Asylum Seekers. A tacit agreement with Mexico could have a major impact”, firmado por Reihan Salam.

Para la sorpresa de muchos analistas, indica la revista, altos funcionarios de Estados Unidos parece que han convencido al gobierno mexicano para recibir a los migrantes centroamericanos que buscan asilo al norte de la frontera.

Continúa señalando la publicación: “Se trata, en esencia, del plan Remain in Mexico (Permanecer en México), asunto que fue conversado a fines de noviembre, antes de la toma de posesión del presidente López Obrador, excepto que ambos gobiernos insisten en que no es un acuerdo formal”.

“Aunque ninguna de las dos partes reconoce que ha habido una especie de quid pro quo, no ha pasado desapercibido que Estados Unidos prometió ayuda al desarrollo para mejorar las condiciones de vida en Centroamérica y en el sur de México…, apenas dos días antes de que el gobierno mexicano anunciara su nueva política migratoria”, concluye The Atlantic.

En al opinión de Agustín Gutiérrez Canet.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*