Mitos y verdades sobre la calvicie

Lunes 28 de enero de 2019.- La escasez o falta de cabello es una de las grandes inquietudes de los hombres y es una de las causas de consulta permanente al médico especialista, sobre todo cuándo se da en forma prematura.

Los motivos que originan la pérdida del cabello son múltiples; por eso es difícil obtener buenos resultados terapéuticos sin un correcto diagnóstico inicial. Pero afortunadamente, en la actualidad existen varios aliados para mejorar el aspecto y cantidad de cabello.

Las sesiones de mesoterapia, la ingesta de fármacos por vía oral, el uso de lociones y shampoos con diferentes activosestán a la orden del día. Claro que el tratamiento siempre debe ser indicado por un médico. También el microtrasplante capilares una muy buena opción, ya que en buenas manos pueden lograr resultados muy alentadores.

Aunque existen diferentes tipos de alopecias, la más frecuente en el hombre, es la androgenética. Se denomina así porque es originada por causas hormonales asociadas a una predisposición genética.

La caída del pelo por lo general comienza en la región frontotemporal (donde se generan las recesiones o “entradas”). Cuando avanza en distintos grados, toma también la región posterior (coronilla).

Las regiones laterales y de la nuca habitualmente mantienen el pelo, esto se debe a que los folículos de estas regiones no tienen receptores hormonales. Precisamente por ese motivo, éstos son los cabellos elegidos para la extracción del folículo cuando se realizan implantes.

Mesoterapia capilar 

Se trata de microinyecciones que se colocan en el cuero cabelludo. El principio activo actúa sobre el folículo piloso y en las zonas de alrededor.

La mesoterapia debe realizarse por lo menos una vez por semana. Entre las sustancias más utilizadas se podrían mencionar el minoxidil, finasteride, biotina y varios tipos de aminoácidos.

Por lo general se realizan entre diez y doce aplicaciones: las primeras cuatro espaciadas por una semana, las siguientes seis cada quince días y las dos o cuatro últimas cada mes.

Otra opción es aplicar minoxidil tópico, que es una loción de uso local con efecto estimulante directo sobre el folículo piloso. Debe usarse dos veces por día. Los resultados obtenidos se hacen evidentes después de seis meses de uso ininterrumpido, aunque se podría afirmar que tiene una eficacia máxima al año de tratamiento. Esta opción está contraindicada en personas que tengan problemas cardíacos o que padezcan tendencia a la hipotensión (presión baja).

Fármacos

El finasteride es uno de los medicamentos que se suministra por vía oral. La droga inhibe la transformación de testosterona (la hormona masculina). Además impide que el efecto dañino de los andrógenos se manifieste en el folículo piloso. Los resultados se hacen evidentes después de los seis meses de consumo regular.

En todos los casos debe ser el médico quien supervise el seguimiento durante el consumo. Antes de su indicación, el especialista realizará una determinación del antígeno prostático (PSA). Tanto el finasteride suministrado por vía oral cómo el minoxidil tópico tienen la aprobación de la FDA para el tratamiento de la alopecía androgénica en los hombres.

Transplante capilar

El transplante capilar es otra de las soluciones. En caso de optar por la intervención quirúrgica, se deberá consultar con un cirujano plástico, quien es el especialista que llevará a cabo el procedimiento.

Microtrasplante capilar

Está técnica da una solución definitiva y los resultados son muy satisfactorios. En las manos de un buen cirujano plástico los resultados que se obtienen son totalmente naturales.

La cirugía consiste en la extracción del cabello para los injertos (se toma de la región de la nuca y se realiza una sutura que queda oculta). Luego se procede a la colocación a través de pequeñísimos orificios. Dependiendo de cada caso, se pueden injertar entre 3.000 y 5.000 pelos.

En este procedimiento, que es ambulatorio, el cirujano cuenta con un equipo de especialistas que separan el pelo que se implantará durante la intervención.

Luego del microtrasplante el pelo comienza a crecer. El ritmo de crecimiento es de aproximadamente 1 cm por mes. Es común que se combine la cirugía con el tratamiento por vía oral.

Mitos y verdades

– “El microtrasplante se asemeja a un peluquin”. Si la distribución del cabello está bien realizada, la apariencia será muy natural.

– “Soy una persona mayor; no puedo realizar el trasplante.” No existe límite. Puede efectuarse hasta cualquier edad, siempre y cuando se den las condiciones de salud.

– “Con una sola intervención se cubre toda la zona.” No siempre es así, en calvicies importantes puede ser necesaria más de una intervención.

– “Alguna persona puede darme pelo si no me alcanza.” Falso. Es necesario usar el propio pelo, no se puede hacer con el de otra persona.

– “El lavado de todos los días provoca caída.” Falso. Los hombres necesitan lavarlo todos los días.

– “Cortar el pelo al ras hace que crezca con más fuerza.” Falso. Dejarlo muy corto no lo fortalece.

– “La calvicie se produce por usar accesorios o elementos”. Falso. Los sombreros, los anteojos, los fijadores o el spray no producen caída de cabello.

– “Una  buena alimentación no sirve.” Falso. En numerosos casos es importante sumar suplementos de hierro, aminoácidos y vitamina B. Una alimentación variada y balaceada resulta beneficiosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*