El Sur también existe

Sábado 9 de febrero de 2019.- En los albores del proyecto lopezobradorista, Guerrero fue condenado a permanecer en el cabús del desarrollo del país. El estado que durante años dio aliento y votos a la travesía política del tabasqueño fue excluido de su visión de desarrollo.

Mi entidad suriana mira el trato de privilegio que se da a los estados de la franja fronteriza; la oportunidad del Corredor Transístmico Salina Cruz-Coatzacoalcos; una refinería que consolide a Tabasco, así como el multimillonario proyecto del Tren Maya para el sureste de la República.

Más allá de su fortaleza por sus destinos turísticos, y la creciente industria minera, estoy convencido de que es el momento de diversificar la economía de Guerrero.

Por ello, considero que el gobierno federal puede rescatar y ampliar la infraestructura de riego en las costas Grande y Chica de Guerrero; construir represas en los ríos para aprovechar su potencial como palanca del desarrollo y así rescatar la revolución agraria que impulsó Lázaro Cárdenas del Río como presidente en los años 30 y como cabeza de la histórica Comisión del Balsas. “Tierra y riego, con infraestructura en comunicaciones y programas de educación técnica”, (Lázaro Cárdenas: la tierra (caliente) prometida/Juan Ortiz Escamilla).

Guerrero es tierra de oportunidades por sus abundantes recursos naturales y cercanía al centro del país, al poseer grandes cuerpos lagunares y ríos que invitan a promover una revolución productiva, que lo convierta en granero de la nación.

Al viajar por las carreteras del país se da uno cuenta que en entidades como Guanajuato, Michoacán, Sinaloa, Colima o Jalisco, a ambos lados de las vías hay grandes extensiones de cultivos y se encuentran establecidos desarrollos industriales. Y de inmediato viene a nuestra mente la inevitable comparación.

En 2007, según el Inegi, la superficie sembrada fue de 841 mil 677.7 hectáreas, de las cuales 82 mil 693 hectáreas son de riego y 758 mil 984.1 de temporal.  En estas condiciones, es difícil que una agroindustria se establezca en nuestro estado.

El académico de la UNAM, Tomás Bustamante Arroyo, en su ensayo Agricultura y Perspectivas de Desarrollo, advierte que la agricultura de Guerrero se caracteriza por una crisis de producción, el subaprovechamiento de los recursos productivos y la migración.

Es imperativo atender las causas sociales y económicos de la violencia, y consolidar su crecimiento sostenible a fin de reducir la pobreza, y proveer de servicios básicos y oportunidades de vida saludables y productivas, en las regiones del país que tengan mayores rezagos en desarrollo social.

El estado emblemático del sur está a la espera de una verdadera estrategia económica y social, que lo transforme en ejemplo de que la voluntad del presidente López Obrador y su mayoría en las cámaras pueden impulsar una verdadera revolución productiva.

Del anecdotario:

Cuando decidí presentar mi licencia para separarme del cargo de gobernador a efecto de no entorpecer las investigaciones en torno al caso Ayotzinapa, a los pocos días busqué al entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para solicitarle ser recibido y darle mi versión en torno a estos lamentables acontecimientos, nunca sucedió ni antes ni después.

Se me negó esa posibilidad, por lo que decidí enviarle una carta por conducto del entonces gobernador, mi amigo Mariano González Zarur, ya que muchos que se decían ser mis amigos me cerraron las puertas en esa coyuntura.

En un evento en Palacio Nacional, el ex gobernador de Tlaxcala se acercó al entonces Presidente para decirle:

–Le traigo una carta.

–¿De quién?

–De Ángel Aguirre, ¿desea la entregue a su secretario particular?

–No, échamela.

Y la introdujo a una de las bolsas de su saco. Tampoco encontré respuesta para ser recibido.

Hoy espero que, con el paso del tiempo, un día nos encontremos para narrarle mi versión, aunque hoy de poco serviría… La política es así.

Ángel Aguirre Rivero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*