¿Tú también, Federico…?

Viernes 15 de marzo de 2019.

Además de tribuna presidencial, las mañaneras son inadmisibles foros para denostar, perseguir, acusar, juzgar y sentenciar a cuanta institución pública o privada y persona física o moral caiga en la lista de “adversarios” del gobierno en funciones.

En esas sui géneris “ruedas de prensa”, el machuchón de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, ha tenido tres intervenciones públicas, dos para atentar contra la presunción de inocencia y salvaguarda de datos personales: una, para intentar acreditar un imaginario “conflicto de interés” del titular de la Comisión Reguladora de Energía, y la de ayer sobre el financiamiento de un documental sobre Populismo, visto como ilegal “campaña negra” contra López Obrador.

Y no únicamente presentó información, sino interpretó supuestos con alevosa valoración delictiva, dañando a los aludidos en sus garantías constitucionales y revelando datos que está impedido a divulgar, dejando a sus indiciados expuestos a la vergüenza pública.

Afirmó que Bufete de Proyectos, Información y Análisis financió esa producción a partir de su relación comercial con Tv Promo por servicios que fueron pagados en 2017. Lo cierto es que la última transacción ocurrió en septiembre de aquel año, cuando no empezaban aún las campañas electorales.

El bufete niega de forma categórica haber financiado algo relacionado con la elección de 2018.

Nieto aludió al director general Federico Berrueto, querido compañero de páginas, cuya opinión escrita se publica todos los domingos y la verbal en sus participaciones de cada lunes en MILENIO Televisión.

Difamado que ha sido por el responsable de la Unidad de Inteligencia Financiera, no dudo que se trata de un poderoso pero vulgar ataque a la libertad de expresión, ya que Federico puso en duda la honradez intelectual de Nieto: el 22 de octubre de 2017 lo criticó por el hecho de que, como fiscal electoral, se comportó de manera parcial en el caso Odebrecht. “Lo que sí es cierto es la falta de probidad del fiscal Santiago Nieto. Su remoción es un acto de autoridad necesario. Quien conspira contra el fiscal es él mismo y su incontenible inclinación a mentir públicamente. La oposición necesita un fiscal confiable, Santiago Nieto no lo es…”.

(https://www.milenio.com/opinion/federico-berrueto/juego-de-espejos/descifrar-al-pri-ii). https://www.milenio.com/opinion/carlos-marin/el-asalto-la-razon/tu-tambien-federico)

Las instituciones del Estado mexicano contra la delincuencia organizada no deben ser utilizadas para amedrentar a servidores públicos de órganos autónomos ni empresarios y periodistas independientes del gobierno.

Es momento de que el Presidente haga una pausa en una lucha que parece dirigida contra las libertades y los derechos individuales. Ayer fueron Guillermo García Alcocer y su familia, hoy Federico Berrueto, mañana ojalá nadie más, porque ni la purificadora 4T merece estar por encima de la dignidad de las personas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*