Guardia tendrá mando militar – Será general en retiro, no retirado

Viernes 12 de abril de 2019.

Tal y como se esperaba, la confirmación de que la Guardia Nacional tendrá mando militar y no civil como lo aprobó el Senado de la República, anunciado ayer por el presidente Andrés Manuel López Obrador, al revelar que el general en retiro, Luis Rodríguez Bucio, estará al frente de esa agrupación que se encargará de la seguridad pública, con apoyos del Ejército, Marina y Policía Federal, desató cuestionamientos y críticas.

Una de ellas, la del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, quien declaró que tenía que haber sido un militar retirado y no en proceso de, que era lo óptimo aunque admite que no fue lo ideal, “es lo plausible”, en tanto que el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, aseguró que “por donde se le vea, la Guardia tendrá naturaleza civil”.

Horas después de que su jefe diera a conocer quién será el comandante de la Guardia Nacional, el sonorense respaldo la designación del general Rodríguez Bucio, lo que dijo que “es un lujo” y acudió a la sede del Senado, acompañado de Julio Scherer Ibarra, consejero Jurídico de la Presidencia para entregar el paquete de leyes secundarias de la misma, que incluye las del Uso de la Fuerza, del Registro de Detenidos y la que modifica el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Una de ellas concede facultades al Presidente de la República para designar al mando de la nueva corporación, con lo que López Obrador optó porque fuera un militar y no un civil, tal y como durante varias semanas se demandó en el Parlamento Abierto convocado por el Senado y en el que cual desfiló un numeroso grupo de juristas, académicos, gobernadores, legisladores y representantes de organizaciones de la sociedad, la mayoría de ellos para pronunciarse a favor de que fura un civil el que estuviera al frente.

A pesar de ello, tal y como lo propuso en su iniciativa para crear la Guardia, el titular del Poder Ejecutivo Federal, dejó entrever que a pesar de lo discutido y aprobado en la Cámara Alta, optaría por un militar, no retirado, como debió ser, sino en proceso de retiro, lo que le fue señalado por el titular de la CNDH, que estuvo pendiente de ese proceso y que incluso en su intervención en las sesiones del Parlamento Abierto en la sede senatorial del Paseo de la Reforma, declaró que debería ser un civil.

Sin embargo, a su estilo personal de gobernar, desde el momento mismo en que se hizo la presentación de los uniformes de quienes formarán pate de la GN, quien estuvo a cargo de ello fue el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Crescencio Sandoval y no Durazo, bajo cuya dependencia presuntamente estará adscrita aquella.

Fue más que claro entonces que quien estaría al mando sería un militar, no un civil, como lo aprobó el pleno de la Cámara Alta y como lo demandó la mayoría de quienes desfilaron por ésta para que opinaran al respecto.

Ayer mismo, además del señalamiento del presidente de la CNDH, dirigentes de partidos políticos de oposición, entre ellos Marko Cortés, del PAN, calificaron de “burla” y violentar el espíritu de la ley aprobada por el Senado que incluso le hizo 10 modificaciones en respuesta a los señalamientos que se hicieron en esa Cámara, por más que Durazo insista en que “por donde se le vea, la Guarda Nacional tendrá naturaleza civil”.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

CON la misma urgencia con la que la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, planteó la aprobación de la reforma laboral en México, respondió la Cámara de Diputados que en 24 horas la discutió, le dio luz verde y remitió al Senado que deberá ratificarla.

PRIMERO en el seno de la Comisión de Trabajo y Previsión Social y después en el pleno en San Lázaro, en medio de protestas de diputados de las bancadas de oposición e incluso de Morena que tiene la mayoría, se actuó al fast-track, como sigue siendo costumbre para sacar adelante una iniciativa de titular del Poder Ejecutivo Federal.

EN el caso de ésta se busca democratizar sindicatos, contratos colectivos y la elección de sus dirigentes, así como la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje que serán reemplazadas por un Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, entre protestas de las bancadas de oposición por las presiones estadounidenses.

LA ratificación que tendrá que hacer el Senado del nuevo tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, el T-MEC que reemplazará al de América del Norte, a fin de que también lo hagan los congresos de ambos países es ahora la urgencia que hay para que pueda entrar en vigor, aun cuando por parte de los gobiernos firmantes existen varios criterios acerca de su contenido.

IMPACTO mundial por el arresto en Londres, con fines de extradición a Estados Unidos, del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien estuvo asilado varios años en la embajada de Ecuador en la capital británica, acusado de infringir las condiciones de su situación personal, lo que motivó el retiro de su protección diplomática de ese país.

AHORA fue la Comisión Económica para América Latina, que preside la mexicana Alicia Bárcena, la que volvió a reducir la estimación de crecimiento de la economía de nuestro país de 2.1 por ciento a 1.7; al área de Centroamérica a 2 y al resto del continente y el Caribe, de 1.7 a 1.3, lo que seguramente motivará rechazo en una mañanera en Palacio Nacional.

TAN inquieta anda la dirigencia del SNTE por la reaparición de Elba Esther Gordillo y su reiterado anuncio de que buscará el mando de esa organización que por años controló antes de su encarcelamiento hospitalario a lo largo de casi todo el sexenio pasado, que ahora decidió sumarse a las demandas de la CNTE para que se abrogue la reforma educativa peñanietista que antes apoyara.

LA Comisión de Energía del Senado aprobó a dos de los tres nuevos consejeros “independientes” de Pemex, uno de los cuales Edmundo Sánchez Aguilar, quien ya había sido rechazado hasta en dos ocasiones como integrante de la terna que el Ejecutivo Federal propuso como comisionado de la Comisión Reguladora de Energía, fue bateado una vez más.

DE poco le valió disculparse públicamente de haber tildado  de “burros” a los senadores de la misma comisión senatorial que ahora lo volvieron a rechazar para ser consejero de la empresa petrolera. Los aprobados fueron Juan José Paullada y José Eduardo Beltrán.

POR como está de enrarecido el clima electoral en Puebla, seguramente que ni en los llamados “días de guardar” de la próxima Semana Santa va a atenuar la campaña de acusaciones, reales y virtuales, contra Luis Miguel Barbosa, candidato de Morena a gobernador en la elección extraordinaria que habrá el primer domingo de junio.

EL ex senador que militara en el PRD y del que salió tras Andrés Manuel López Obrador, cuando el hoy Presidente de la República abandonó el sol azteca, recibió el ofrecimiento de apoyarlo para que fuera el sucesor de Rafael Moreno Valle, cuando éste había decidido que lo fuera su esposa, Martha Érika Alonso, a la que literalmente apoyó hasta su triunfo.

NI Barbosa ni López Obrador reconocieron en ningún momento la derrota y con denuncias de presunto fraude en las urnas, obligaron al Tribunal Electoral, primero, a un recuento general de sufragios y después a otro, voto por voto y casilla por casilla, que confirmó que la candidata del PAN ganó la contienda.

APENAS a 10 días de haber asumido el cargo, el 24 de diciembre del año pasado, la gobernadora, su esposo -senador entonces- y tres personas más, perecieron al desplomarse el helicóptero en el que viajaban a la ciudad de México y que dicen que sigue siendo investigado por empresas de Canadá y Francia, fabricantes de ese aparato.

CON todo y esa tragedia, la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, anunció, seguramente con aval presidencial, que Barbosa volvería a ser candidato, lo que lo tiene hoy en el ojo del huracán no fuera, sino dentro de su mismo partido que él califica de  “guerra sucia”.

(Esta columna dejará de aparecer la próxima semana. Volverá a publicarse el martes 23 del presente).

Opinión – Francisco Cárdenas Cruz.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*